ESTAMOS A SU SERVICIO
934.073.681
info@covipla.com
¡ Llámanos ahora !

Tratamientos de desratización

Tratamientos de desratización

Los roedores, desde siempre, están asociados a las poblaciones humanas. Su gran capacidad de adaptación, su elevada tasa reproductiva y su actividad frenética favorecen a estas especies, provocando graves pérdidas económicas (contaminación, desperfectos, etc.) además de ser portadoras de microrganismos causantes de numerosas enfermedades.

1.1.-Ratas

La llamada rata negra o de los tejados (Rattus rattus) es un roedor de tamaño mediano, que no acostumbra a sobrepasar los 250 gramos de peso, ocupando medios más rurales que la rata de alcantarilla. Tiene las orejas de mayor tamaño, una larga cola con anillos escamosos y forma redondeada cuya longitud supera la de la cabeza más el cuerpo. Se trata de animales omnívoros, aunque prefieren las frutas y los cereales. Viven de 9 a 18 meses, en los cuales tienen 7 camadas de 8-10 crías cada una.

La rata parda, común o de alcantarilla (Rattus norvegicus) es mucho mayor que su congénere, la rata negra, llegando a pesar 600 gramos. Ocupa medios más urbanos y humanizados, presentando orejas más pequeñas y puntiagudas, al igual que su cola, que nunca supera la longitud de la cabeza y el cuerpo juntos.

Es originaria de China y de la zona oeste de la antigua URSS. Es una buena nadadora y buceadora pero trepa mal, por lo que en las zonas donde conviven las dos especies la rata de campo ocupa las partes altas de los edificios (golfas y terrados) mientras que la común ocupa las partes bajas (alcantarillas, desagües, garajes…)

1.2.- Ratones 

Entre los representantes del grupo de roedores más pequeños encontramos diferentes especies, entre ellas Mus musculus , Mus domesticusy Apodemus sylvaticus de talla pequeña (15 gramos y 60-90 mm de longitud) de colores grises o marrones oscuros, mientras que las formas asilvestradas tienen tendencia al color salvaje. Habitan graneros y bodegas, almacenes, buhardillas e incluso pueden colonizar cámaras frigoríficas. Es prácticamente omnívoro pero muy selectivo lo que les hace probar muchas cosas y en muy poca cantidad, motivo que dificulta su erradicación.

Técnicas de control

Una buena inspección inicial es muy importante para determinar el tipo de plaga y el índice de gravedad de la misma, pudiendo localizar las vías de acceso y los focos de atracción alimentario.

Existen dos tipos de técnicas, que pueden complementarse en la mayoría de actuaciones: las técnicas de control no químico y las químicas (rodenticidas en diferentes presentaciones: sólidas en grano, bloques o pastillas, polvo, líquidos, cebo fresco, etc.)

Los biocidas para la exterminación de roedores más efectivos son los anticoagulantes de acción lenta que no producen recelo al cebo.

Cualquier tipo de biocidas se distribuye en portacebos, relacionados en planos de ubicación, y que garantizan la seguridad del tratamiento y su correcta administración, evitando el acceso de cualquier persona o animal doméstico al rodenticida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies